Saltar al contenido

Posición correcta para amamantar

Posición correcta para amamantar

Para lograr una lactancia materna exitosa solo intervienen tú y tu bebé, no existen fórmulas mágicas o una posición correcta, y es que el acto de amamantar es un acto de práctica continua.

Aunque ciertamente en el proceso de lactancia intervienen los instintos del bebé, también es cierto que a medida que avanzan, juntos aprenderán como hacerlo mejor.

Es curioso que pienses al ver a otros bebés amamantando que para ellos es más fácil. O quizás notes que para esa madre, la postura que a ella le luce cómoda, a ti te parece tediosa y difícil de dominar.

Y es que realmente no hay una regla de cual debe ser la postura para amamantar correctamente, porque dependerá de diversos factores, como tu tipo de pezón o el tamaño de tus pechos. Quieres saber más de este tema, sigue leyendo.

Como dar el pecho correctamente

La postura o posición correcta para amamantar, es aquella que facilita el proceso, evitando las dificultades que se te puedan presentar.

Si la posición que adoptas, te facilita el agarre de tu bebé al pecho, te ayuda a evitar las entradas de aire que le producen cólicos, pero además tu cuerpo se relaja junto al de tu bebe, entonces ¡¡bravo!!, encontraste la postura correcta.

Sin embargo, si existen varias alternativas, además de diferentes técnicas de amamantamiento que te ayudaran a identificar que estás haciendo lo correcto, porque te sentirás cómoda.

Lo primero que debes vigilar es que tu espalda quede siempre reclinada y apoyada y tus pies reposados. Luego presta siempre atención de que tu bebé mantenga su cervical alineada a su espalda.

Adecuarte a tus circunstancias te ayudará a sentirte mejor. Por ejemplo, luego de una cesárea tu cuerpo está más adolorido, por lo que mantener una sola postura te causará molestias.

En esos casos, alternar entre acostada y sentada la posición que te haga sentir cómoda y apoyarte con un cojín de lactancia puede ayudar

Pasarás horas amamantando todos los días, por lo tanto, tú debes buscar la postura más cómoda para evitar el dolor de espalda.

Asegúrate de tener a la mano todo lo que crees que necesitas, como pañuelos, teléfonos, libros, controles remotos, agua.

Olvídate del tiempo, no le pongas tiempo a las tomas, deja que tu bebé te diga hasta cuanto va a tomar cada pecho, no existe una regla para ello.

Permítele que se alimente hasta que lo necesite, siempre alternando los pechos en cada toma.

Asegúrate que su vientre toque el tuyo. Siempre mirándote de frente. Que su nariz y su barbilla esté en contacto con tu pecho. Y que la boca de bebé no introduzca solo el pezón sino la areola.

Posturas lactancia para evitar gases

Los gases o cólicos, una de las primeras preocupaciones de toda mamá al alimentar a su bebé.

¿Por qué se producen?, durante el proceso de digestión de los alimentos. Por lo general, se forman en el estómago o en los intestinos y se presentan con cólico, dolor abdominal y son difíciles de expulsar.

Debes saber que la leche materna tiene enzimas que ayudan a la buena digestión, por lo que generalmente no produce gases. También es bueno que sepas que tu alimentación no lo afectará directamente bajo ninguna circunstancia.

La lactancia materna produce menos gases que la artificial, porque si la posición del bebé es la adecuada y le permite buen agarre al pezón, prácticamente no hay espacio para que entre aire.

Agarre correcto lactancia
En todas las posiciones para la lactancia materna, lo importante es el agarre lactancia.

Por ello, si tu bebé succiona bien, no pierde peso, moja su pañal y no te lastima el pezón al succionar, significa que el agarre es bueno. Entonces podrás seguir amamantando de manera efectiva sin el riesgo de aumentar la succión de aire.

Algunas posiciones para amamantar que puedes probar son: Sentada con la espalda apoyada y con tu bebé en tus brazos pegados vientre con vientre.

La Posición de Rugby: tu bebé a tu lado, con la cara delante del pecho y los pies hacia tu espalda. Te ayudará colocar una almohada para dar de lactar o cojín debajo de su cuerpo.

Acostada en cruz con el bebé: boca arriba con el bebé boca abajo, apoyas su cabeza en tu pecho formando casi la letra T.

Posición ideal para amamantar acostada

Acostada es una de las posturas para amamantar más cómodas para muchas madres, porque con ello evitan tener que levantarse para buscar a sus bebés, y porque pueden descansar mejor por la noche.

Además, de que es la posición biológica natural para dar el pecho. No es exclusiva para el recién nacido, sino para bebés de cualquier edad.

Posición ideal para amamantar acostada
¿Como amamantar a mi bebe? Acostada, Reclinada o Sentada lo importante es prestar atención a las técnicas de lactancia materna

Si te recuestas ligeramente en lugar de acostarte, te resultará más cómodo. Apoyarte con almohadas o cojines, puede ser bastante útil y te permitirá ver a tu bebé.

Postura correcta para amamantar a un recién nacido

En los bebés recién nacidos, la causa de los gases generalmente se debe al sistema digestivo inmaduro. La leche materna no es la causa.

Como en todas las etapas de tu bebé, cuando está recién nacido quieres hacerlo todo perfecto para él.

Entonces, ¿como amamantar a un recién nacido?, pues dar el pecho acostada a bebé recién nacido, es en opinión de muchos expertos, la mejor opción para amamantar.

Si colocas a tu bebé en el pecho o el abdomen inmediatamente después del parto, instintivamente encontrará tus senos y tratará de agarrarlo. El contacto con la piel ayudará a estimular sus instintos alimenticios.

Cual es la posición correcta para amamantar

La posición correcta para amamantar será aquella con la que te sientas cómoda. Reclinada, Acostada o Sentada, cualquier posición será la correcta para ti.

Posturas lactancia para evitar gases
La posición correcta es la que te permita una lactancia exitosa para ti y tu bebé, sin dificultades.

Si no te produce dolores y el bebe mantiene un buen agarre y succión, tu acople lactancia es un éxito. Sigue disfrutándola, por que no hay nada mejor que puedas ofrecer a tu bebé que amamantarlo.

Tú y tu bebé deben encontrar la postura que mejor se adapte a sus preferencias, así como a sus características y condiciones físicas y por supuesto a su propia evolución.