Saltar al contenido

La leche materna congelada

leche materna congelada

La leche materna congelada es una alternativa a la alimentación del bebé cuando la madre, por alguna razón, no pueda darle el pecho. Ya que puedes seguir dando lactancia materna exclusiva.

Sin la preocupación de pensar si la leche que tu bebé consume le hará daño y haciendo tu maternidad más llevadera involucrando a papá o al cuidador de tu bebé.

Ademas es la mejor manera de asegurar la conservación de la leche materna no solo como leche sino con todos sus nutrientes y beneficios tu bebé.

Antes de pasar al tema de la leche congelada hablemos un poco de la extraccion de la leche materna, hay distintas maneras de disponer de la leche materna es importante que utilices las que te haga sentir mas comoda.

Existen distintas formas de extraer la leche materna del seno, la más básica y simple es la manera manual que consiste en masajear tus senos y luego apretar desde la aureola hasta el pezón tirando suavemente hacia afuera.

También puedes encontrar en el mercado distintos tipos de tiraleches o sacaleches desde los manuales hasta los eléctricos.

En este artículo responderemos las más frecuentes preguntas para que así sigas disfrutando de tu maternidad al 100%.

¿Cuánto dura la leche materna congelada?

Siempre y cuando la leche materna sea extraída siguiendo estrictas condiciones de cuidado e higiene.

Con un sacaleches manual y estéril, se puede usar seguramente hasta 4 horas si permanece a temperatura ambiente.

Cuando es refrigerada su duración puede variar entre 12 y 24 horas, debiendo ser guardada al frío de manera inmediata luego de la extracción.

En el caso de la leche materna congelada, siempre que el proceso se inicie inmediatamente de haber salido del seno materno, existe un rango de uso que va desde 3 meses hasta 1 año, según algunos expertos.

Esto depende del método o lugar de congelación.

Si se utiliza el congelador de una heladera compartida, es apta para su uso hasta los 3 meses.

Esto se debe a que seguramente la heladera es de uso común y al abrir y cerrar las puertas constantemente.

La temperatura interna varía y por ende la leche congelada también sufre esa variación.

Cuando se almacena en un freezer o congelador con una sola puerta, y más si es de uso exclusivo para el fin, la leche puede durar almacenada entre 6 y 12 meses y continuar siendo óptima para ser suministrada al lactante.

Por todo esto es muy importante que cada recipiente que contenga la leche, debe estar identificado con la fecha en la cual se llevó a cabo la extracción y congelación.

¿Como transportarla?

Para que la leche materna congelada se mantenga con todos sus nutrientes, es recomendable transportar las botellas o bolsas para leche materna en un medio frío o bolsos maternales con aislamiento.

Si la madre necesita salir a la calle por largo tiempo, debe llevar dentro de su bolso maternal.

Un envase que pueda contener hielo, sea una pequeña cava refrigerante o cualquier envase con tapa, donde se pueda agregar, de ser posible, bolsas de hielo o gel congelado.

Si se coloca hielo, debe asegurarse que esté herméticamente cerrado el recipiente o bolsa que lo contenga.

Así la leche se mantendrá en óptimo estado para ser suministrada al bebé.

¿Se puede mezclar leche con fresca?

La respuesta es ¡SI! se puede mezclar con fresa tomando en cuanta la edad del bebé y la tolerancia a este aliemento. Esto no se recomienda para niños menores de 8 meses.

Se puede mezclar leche materna recién extraída a la leche refrigerada o congelada. Solo se debe tener la precaución de enfriar bien la leche de la nueva extracción antes de agregarla a la ya almacenada.

Nunca debe ser agregada lecha materna tibia a una congelada, puesto que puede provocar que se descongele parcialmente. Esto si la intensión es congelarla nuevamente.

Si se va a mezclar para ser utilizada de inmediato, la que está congelada deberá igualar la temperatura de la fresca y al unirlas debe ser agitada para emparejar consistencias.

Una de las preguntas a la hora de usar la leche es ¿cómo descongelar la leche materna?. Esto se debe hacer de a poco y en temperaturas refrigeradas. Asegurando así no dañarla, manteniendo así la composición de la leche materna intacta.

La leche una vez descongelada no debe ser congelada nuevamente.

Procedimientos para calentar leche materna congelada

Es recomendable verificar la fecha en la cual la leche fue congelada y hacer uso primero de la leche que se haya guardado con más tiempo de antelación.

El procedimiento a utilizar para descongelar y calentar la leche materna congelada comienza, preferiblemente.

Con colocar el recipiente que contiene la leche desde el congelador al refrigerador desde la noche anterior al día que se planee usar.

Uno de los métodos consiste en colocar el recipiente o bolsa que contiene la leche debajo del chorro de agua caliente para que se descongele poco a poco.

Otro sería usando un bol que contenga agua caliente, sumergir en él la bolsa o el envase con la leche para que descongele lentamente.

Nunca se debe calentar en el microondas o directamente en la estufa. Según las investigaciones realizadas por expertos en la materia, el calentar la leche de forma rápida podría afectar los anticuerpos que contiene.

leche materna congelada

¿Qué sucede si se calienta dos veces?

La leche descongelada puede mantenerse REFRIGERADA durante 24 horas y a temperatura ambiente máximo 2 horas. Luego de eso debe ser desechada si no es consumida.

Cada vez que se calienta la leche se hace sensible al crecimiento de bacterias potencialmente patógenas que pudieran presentarse en la misma a causa de una manipulación sin las debidas normas de higiene.

Incluso por restos de leche que pudieran estar presentes en el saca leche o sobre alguna superficie con la que haya tenido contacto alguna de sus piezas; a esto se le llama contaminación cruzada.

Leche materna congelada ¿Pierde propiedades?

Es un mito que cuando la leche materna es congelada pierde sus propiedades y nutrientes.

Solo basta con seguir las normas de cuidado e higiene, desde que se extrae la leche del pecho de la madre, hasta que se descongela para que el lactante la consuma.

Se recomienda para la extracción de la leche, primeramente limpiar el seno y pezón con agua tibia y secarlo muy bien.

Tener esterilizado el tiraleche, saca leche o extractor, al igual que los recipientes y/o bolsas que se usarán para contener el preciado líquido.

Realizar también el correcto método al descongelar garantiza la buena calidad de la leche.

Agitar bien la misma una vez calentada para que se unan todas sus grasas y se haga homogénea.

Cumpliendo con todas estas recomendaciones se garantiza la buena calidad de la leche y así de la alimentación del bebé, en el caso de que no pueda tomar su leche directamente del pecho.