Saltar al contenido
Lactancia materna

Huelga de Lactancia

Huelga de Lactancia

La lactancia materna es un acto natural que sin complicaciones se disfruta, pero es un proceso y como todo proceso tiene un inicio y un fin. Pero pensar en una ¡huelga de lactancia! ¿Qué es eso? ¿A qué se refieren los expertos con ese término?

Son tantos los cambios y los aspectos que involucran el amamantar, y es que desde el mismo momento que nos enteramos que seremos madres comenzamos a pensar como lo haremos y seremos capaces de afrontar todas las dificultades.

Ciertos cambios en nuestro ritmo de vida, alguna situación fuerte, una enfermedad o simplemente distracción pueden hacer que nuestro bebé entre en una crisis de huelga de lactancia, aprendamos más sobre este tema

Que es huelga de lactancia

La huelga de lactancia es una situación de crisis en la cual tu bebé rechaza bien sea uno de los pechos o los dos, ocurre sin que lo esperes, de un día para otro, sin motivo aparente sencillamente no quiere seguir la lactancia en el pecho.

Una situación como ésta no puede sino generarnos dudas sobre lo que estamos haciendo mal además de angustia, si no tenemos previsto destetar al bebé.

Pudieras asumir que es un rechazo, o bien a ti o al pecho y que por ello la lactancia ha finalizado. Pero la verdad es que no debes confundir la huelga de lactancia con el rechazo, tampoco es lo mismo que una crisis de lactancia.

Las huelgas son momentos en los que tu bebé no está interesado en lactar, y se pueden presentar desde los primeros días de nacimiento.

Lo primero que debemos hacer es determinar las posibles causas por las que haya ocurrido la huelga, descartar los motivos te puede ayudar a superarlas con éxito

Las huelgas de lactancia tienen un tiempo aproximado de duración de entre 2 a 5 días.

Causas más comunes de las huelgas de lactancia

Las huelgas de lactancia pueden presentarse desde el inicio es decir desde las primeras semanas o incluso días de nacido.

La ictericia es la primera causa en el te recién nacido ya que al provocar letargo y somnolencia no tiene interés por esforzarse en lactar.

Alguna dolencia o enfermedad como un dolor de oído, una bronquiolitis.

El síndrome de confusión del pezón por la introducción del biberón o chupetes, para evitar esto es preferible ofrecer en cucharas o vasitos.

El inicio de la dentición pueden ser motivos para la huelga de lactancia. Por el dolor que le causa molestias.

Otro caso muy común por la que los bebés rechazan el pecho momentáneamente se desencadena cuando ocurre que el bebé te ha lastimado.

A veces con sus dientes te muerde lo que te causa dolor o quizás tengas alguna fisura del pezón que te haga tener una reacción exagerada de hasta gritar.

Esa situación provoca en el bebé temor a que vuelva a ocurrir y decide no solicitar el pecho.

Una situación muy común es cuando regresas al trabajo, esto causa enfado en el bebé y lo manifiesta de esta manera.

El cambio de casa, o algún cambio de ambiente de lo que es común para el también es un motivo que debes vigilar.

Huelga de Lactancia miedo

Si ha presenciado algunas situaciones molestas en las que el haya visto pleitos o llantos lo afectaran aunque parezca poco posible y su reacción es precisamente rechazar el pecho.

Las distracciones frecuentes como una luz un ruido una visita.

Si le cambia la forma de salida de la leche bien sea muy rápido o muy lenta el bebé decide no esforzarse más por lo que también causa una huelga.

Inicio incorrecto de la alimentación complementaria, en el que ofreces primero en mucha cantidad el nuevo alimento.

Como superar una huelga de lactancia

Lo primero que debes hacer si ya identificaste la causa y determinante que tiene alguna dolencia en llevarlo a su pediatra.

En los casos en los que la causa es un enfado bien por la vuelta al trabajo o alguna otra situación nueva en el bebé. Debes ser muy cariñosa y acercarte a él haciéndole sentir seguridad.

No obligues al bebé a mamar, no ofrezcas bruscamente el pecho. Acércate a él que te sienta, que te huela y se estimule nuevamente su apego a ti.

Dale tiempo el contacto lo motivará a regresar. Si le acercas el pecho y llora no insistas, acarícialo háblale hazle saber que estás para él, sin crearle angustia u otra situación incómoda.

Bañarte con él y dormir a su lado sin presión, lo hará recuperar la confianza. Aprovecha mientras el bebé duerme y está tranquilo para acercarte a él con delicadeza sin despertarlo.

Bañarte con el bebé ayuda a superar las huelgas de lactancia

No lo hagas pasar hambre para que se vea obligado a agarrar el pecho.

Intenta cambiando la posición de amamantarlo, prueba otras posturas. Vigila que quede en una posición cómoda en la que no le cueste tomar del pecho. Prueba la posición de caballito o la posición de rugby.

Cambiar de Ambiente a uno más tranquilo sin distracción, sin ruidos ni luces que puedan distraerlo como el de la tele. Si la causa es que pierde la atención.

La mayoría de las huelgas de lactancia se resuelven en unos días o una semana, pero es cierto que en otras puede acabar produciéndose un destete.

Hay veces que nada de lo anterior funciona y el bebé no vuelve a agarrarse al pecho. En esos casos habrá que decidir si seguir extrayendo la leche y ofrecerla de forma diferida, o dejar de hacerlo.

Etapas huelgas de lactancia

La primera etapa tiene lugar en los primeros días en donde el cansancio, la incertidumbre y la emoción ante lo nuevo surgen, enfrentándote a un bebé con su propio temperamento, necesidades y personalidad.

Cuando el bebé se niega a amamantar es temporal y no tiene nada que ver con el proceso de destete. Normalmente, el bebé no se negará a amamantar todo el tiempo, puede amamantar cuando esté somnoliento, durmiendo o despertando, tal vez beberá bien toda la noche.

Sin embargo, incluso si el bebé obviamente tiene hambre, puede rechazar firmemente el seno cuando permanece alerta durante el día.

Puede darse desde el principio de la toma en dónde ni siquiera acepte acercarse al precio. O bien durante la toma cuando menos te lo esperes.

Se muestra irritable, mueve la cabeza en señal de rechazo llora e incluso puede apartar el precio con su mano.

Huelga de lactancia 3 meses

Es la etapa más común, a esta edad se presentan con mayor frecuencia los episodios de crisis de lactancia transitorias.

No debe confundirse con las crisis de lactancia, estas se presentan porque el bebé ya no se sacia quedando siempre con hambre.

En las huelgas de lactancia a los tres meses el bebé repentinamente se muestra inquieto e incómodo con el pecho.

Realmente lo que sucede en esta etapa es que el bebé se muestra inquieto por los cambios que ocurren en la subida de la leche, ya que por la mayor demandada los pechos no se llenan lo suficiente y no queda satisfecho.

Lo que sucede es que el bebé está creciendo y como ya es un experto en succión se frustra ante la necesidad de más alimento.

Huelga de lactancia 4 meses

A esta edad el bebé atraviesa una etapa de crisis que no tiene nada que ver con la leche sino con los cambios en sus hábitos de sueño.

Desde su nacimiento los bebés solo conocían dos fases del sueño, pero a partir de los 4 meses pasan más horas en vigilia sin dormir los que los pone inquietos y rompen a llorar.

No asumas siempre que es hambre lo que debes hacer es simplemente colocarlo en tu regazo y acuéstalo contigo que te sienta y te huela sin obligarlo a coger el pecho.

Obligarlo posiblemente hará que te rechace. No cometas el error de introducir el biberón que es lo que ocurre con frecuencia. Recuerda que no tiene hambre.

Además en esta etapa empieza su dentición. El dolor en la boca por la próxima salida a los dientes lo incomoda y lo enfada.

Huelga de lactancia 12 meses

Generalmente a los 12 meses los bebés presentarán una crisis típica que se origina por los cambios en su alimentación.

No te preocupes aunque está será la crisis de lactancia más fuerte por la que atravesará tu bebé no durará mucho. A esta edad solo querrán el pecho, negándose a otro alimento incluso al biberón si ya se lo das.

Sigue ofreciendo el pecho y si solo quiere alimentarse de él no se lo niegues porque cualquier negación que tengas, desencadenará miedo o enfado y puede terminar rechazándolo.

beneficios de la lactancia materna

Ya más grande el bebé, las huelgas serán casi siempre causadas por malestares originados por las aftas en la boca. Estás pequeñas llagas causadas por infecciones estomacales son muy dolorosas e incómodas.

Si en esta etapa estás presentando un nuevo embarazo, la composición de la leche cambia, y generalmente cambia el sabor un bebé mayor siente el cambio por lo que rechaza la leche materna.

La producción de la leche baja y produce lactancia seca.

Si tu deseo es continuar Amamantando al bebé debes saber que hacer para superar estás situaciones. En cualquier caso, la mejor recomendación luego de identificar la causa de la huelga es la consideración y mucho amor para tu bebé.