Saltar al contenido
Lactancia materna

Embarazo y Lactancia

Embarazo y Lactancia

Embarazada y aún amamantando a tu bebé, ¿es posible? ¿Son compatibles el embarazo y lactancia? ¿Crees que estás en un segundo embarazo?

Es bien cierto que la lactancia materna reduce la fertilidad, de hecho es un mecanismo natural que te permite recuperarte de los cambios del embarazo anterior. Pero ¡cuidado! No te protege del todo de un nuevo embarazo.

Debes saber que luego del parto una serie de procesos hormonales intervienen para suspender momentáneamente la ovulación y la menstruación.

Sin embargo, gracias a una serie de factores, pudiera ser utilizado como anticoncepción. Si quieres aprender más sobre el tema continúa leyendo.

Segundo embarazo durante lactancia

Durante la lactancia la incidencia de un segundo embarazo es baja, pero no imposible. Los altos niveles de prolactina, que es la hormona encargada de producir la leche materna, de alguna manera inhiben la ovulación.

Este aumento de la prolactina está ligado a la succión constante, por lo que si la alimentación de tu bebé no es lactancia materna exclusiva, es posible que los niveles de esta hormona bajen.

Sin embargo debes saber que si esto te sucede y de alguna manera quedaste embarazada sin planificarlo, No es necesario que suspendas la lactancia si no deseas hacerlo.

No existe ninguna evidencia científica de que amamantar durante el embarazo te perjudique ni a ti, ni a tu bebé lactante, mucho menos a tu nuevo bebé.

La posibilidad de dejar de amamantar en el embarazo se considera cuando existe dolor, hipersensibilidad, o malestar. Sin embargo los cuidados durante el embarazo y la alimentación en la lactancia no son diferentes.

Tras varias semanas de embarazo te enteras y deseas continuar brindándole a tu bebé los beneficios de la lactancia materna.

Si el embarazo va bien y no hay riesgos o sospechas de algún problema, la decisión de continuar amamantando depende la madre. Solo estará contraindicada si se diagnostica una amenaza de aborto espontáneo o parto prematuro.

Síntomas

Uno de los primeros síntomas que se presenta desde el primer mes de embarazo, es el aumento de la sensibilidad y del dolor en los senos. Situación común en pechos de embarazada, aunque en ocasiones no se le presta mayor atención y se asocia a molestias propias de la lactancia.

Primeros síntomas embarazo en lactancia
Uno de los primeros síntomas de embarazo en la lactancia es la sensibilidad en los senos, en lactancia esta se incrementa.

Otro de los síntomas relevantes cuando hay un embarazo sin que tú lo sepas, es la disminución en la producción de la leche. Además de cambios en la apariencia de la leche y el sabor.

Esto se puede notar porque tu bebé lactante queda con hambre en cada toma, o se observa un rechazo a la alimentación habitual.

Otro síntoma clave que muestra tu cuerpo, es el aumento de la fatiga, sobre todo en los primeros días de embarazo. Provocada por el huracán hormonal que está ocurriendo con los dos procesos a los que se enfrenta, embarazo y lactancia.

Si presentas tan solo uno de estos síntomas debes hacerte una prueba de embarazo y acudir al médico para cerciorarte si estas en la espera de un nuevo bebé.

Alimentación en el embarazo y lactancia

Una buena alimentación es fundamental para el buen desarrollo del embarazo y la lactancia. Ciertamente, es tu responsabilidad la buena nutrición, ya que de ello depende el buen desarrollo de ambos.

Sin embargo, no requieres de regímenes de dieta estrictos en ninguna de las dos condiciones. Pero sí es apropiado incluir ciertos nutrientes específicos y vitaminas adicionales, ya que necesitarás más energía de la habitual.

Los especialistas en nutrición afirman que las grasas y los hidratos de carbono son muy parecidos a las dietas habituales de cualquier mujer.

El verdadero requerimiento es complementar con dosis diarias de ácido fólico, vitaminas A y D y minerales como el calcio, el hierro y el zinc.

Si mantienes una dieta balanceada o variada, en la que puedas incluir alimentos de origen vegetal como frutas, hortalizas, cereales, frutos secos y legumbres.

Además incluir alimentos de origen animal como lácteos, pescado, carne, y huevo, bajos en sal, no necesitarás suplementos adicionales.

El agua, será tu gran aliado durante todo el día. Evita las vísceras, los embutidos, los mariscos, los alimentos crudos o poco preparados y los lácteos no pasteurizados.

Medicamentos permitidos en embarazo y lactancia

Es común que durante el embarazo y la lactancia se puedan presentar ocasiones dónde quizás veas necesario tomar algún medicamento. En estos casos debes procurar que sean recetados por un profesional en la salud.

Durante el embarazo, se debe evaluar y valorar el riesgo y el beneficio del medicamento, ya que la transferencia de los principios activos al bebé es directa.

En el período de Lactancia, el medicamento no pasa al bebé de igual manera, ya que primero va al estómago de la madre, es absorbido, para luego pasar a la sangre.

Posteriormente pasa a la leche materna, ya cuando el bebé la consume, su cuerpo debe hacer el mismo proceso, por lo tanto al llegar a la sangre del bebé la molécula del medicamento es tan pequeña que alguno ni siquiera se absorben.

Algunos principios activos, si llegan en grandes cantidades y podrían ser peligrosos y poner en riesgo la salud del bebé, como ANTICOAGULANTES, ANFETAMINAS, REDUCTORES DE COLESTEROL, HORMONAS ESPECÍFICAS, entre otros.

Sin embargo cuando estás atravesando ambas condiciones siempre debes consultar con tu médico. No te automediques.

Debes saber que si tu decisión es no continuar la lactancia tras el diagnóstico de embarazo, tomar la pastilla para cortar la lactancia, embarazada lactando no es buena opción, ya que no será efectiva y expondrás al nuevo bebé.

¿Qué anticonceptivo tomar durante la lactancia?

El método más recomendado por los médicos debido a que no tiene ninguna implicación hormonal, es el preservativo.

Sin embargo, existen anticonceptivos específicos que pueden utilizarse en el período de lactancia. Estas pastillas actúan diferentes a una pastilla anticonceptiva normal.

Su función es evitar el ascenso de los espermatozoides, por lo que actúan espesando el moco cervical, dificultando que lleguen al óvulo para la implantación.

Sus tomas son diarias y a la misma hora y lo mejor es que tienen ningún efecto sobre el bebé. Disminuyen las posibilidades de embarazo pero no son infalibles.

Otras opciones son las píldoras libre de estrógenos que solo contiene progesterona, no reducen la producción de la leche materna. Tampoco afectan de ninguna manera a tu bebé.

Embarazo y lactancia prolongada

Como ya te mencionamos, el embarazo durante la lactancia aumenta considerablemente la sensibilidad del pezón y da lugar a modificaciones en el sabor y volumen de la leche.

Si, y es que tu bebé lactante, sobre todo si es mayor, notará esos cambios de sabor y es posible que por si mismo se destete. Aunque en otros casos, muestran rechazo primero, pero generalmente se reenganchan si vuelves a ofrecerles.

Por todo lo expuesto, debes saber que es posible amamantar embarazada durante toda las etapas del embarazo. Además, amamantar a los dos hijos después del parto. Esto se conoce como LACTANCIA EN TÁNDEM.

Pero no debes olvidar que la primera leche o el calostro que produces después del parto es exclusiva para el recién nacido, ya que dura poco y baja en muy poca cantidad.

Lactancia en Tándem
Diste el pecho a tu bebé durante todo el tiempo de embarazo, mantenerlo después del segundo parto requerirá que dediques más tiempo de lactancia para atender los requerimientos de ambos bebés.

La lactancia en tándem tiene implicaciones del tipo psicológicas tanto para la madre como para el bebé, sobre todo si este lleva lactando más de un año.

Fisiología del embarazo y lactancia

Los cambios y tu fisiología en el embarazo durante la lactancia, son exactamente los mismos que si no estuvieras amamantando a la vez.

Es decir, en tu cuerpo no ocurrirá algún cambio extraordinario, ni existirá un riesgo mayor. Salvo en que debes aprender a sobrellevar las molestias causadas en los pechos por la sobre estimulación del bebé lactante.

Según los expertos, no se han evidenciado diferencias en la duración de los embarazos, el peso de los recién nacidos, ni en el desarrollo. Tampoco en las tasas de aborto de las mujeres embarazas que continúan amamantando y las que no.

¿Cuándo una mujer está lactando le llega el periodo?

Efectivamente sí, aunque en muchas madres la regla desaparece hasta después de terminar la lactancia exclusiva, es decir luego de seis meses.

Sin embargo, en algunas madres se puede presentar dos semanas después del parto y en otras tardar meses incluso después del año.

Debes saber que, aunque reaparezca la menstruación después del parto no debes dejar de amamantar. La regla no representa contraindicaciones lactancia materna, ya que no tiene incidencia en la calidad de tu leche.