Saltar al contenido

Dolor al amamantar

dolor al amamantar

Dolor al amamantar! lo más temido por las madres que enfrentarán el reto de amor que es la lactancia materna. Te informamos todo lo que necesitas saber y damos respuesta a las preguntas más frecuentes.

Dolor punzante

El dolor punzante o escozor en los senos puede ser una señal o síntoma de infección por hongos en uno o en ambos pechos. En este caso lo más recomendable es llamar o visitar al médico.

Dolor al amamantar los primeros días

Amamantar no debe producir ningún dolor. El pecho está diseñado para que el bebé mame. Si se siente dolor durante la lactancia materna muy seguramente el bebé no está mamando de forma correcta. Veamos algunas posibles causas.

Puede que la madre no esté adoptando bien las posiciones para amamantar ni aplicando las técnicas de amamantamiento.

El dolor también aparece a consecuencia de pezones agrietados; esto se debe a un mal agarre del pezón al amamantar.

El dolor no es normal que dure durante todo el amamantamiento; de perdurar por mucho tiempo o incluso se haga más intenso, debe buscarse la asesoría de un especialista en lactancia materna.

Pezón irritado

Es normal en muchas mujeres que sus pezones estén sensibles al iniciar la lactancia materna.

Es posible incluso que tenga pezones sensibles y que esa sensibilidad se experimente en los primeros minutos del amamantamiento. Pero esto disminuye a medida que sigue dando pecho al bebé.

Esto puede suceder incluso durante la primera semana.

La irritación es causada por una forma incorrecta en que el bebé se «prende».

Por esto es fundamental que la madre desde el principio del embarazo aprenda como formar el pezón primeramente, y ya al iniciar la lactancia, el que tenga el pezón bien formado, ayuda a que el recién nacido pueda realizar un buen agarre y así evitar lastimarlo.

Dolor en el pezón por lactancia prolongada

La leche materna continúa proveyendo nutrientes más allá del primer año de vida, en especial proteínas, grasas y cantidad de vitaminas.

Aunque existe poca información sobre amamantamiento más allá de los 2 años, se conoce que continúa siendo una valiosa fuente de nutrición y protección contra enfermedades durante el tiempo que dure la lactancia.

Los anticuerpos presentes en la leche materna se encuentran a través de todo el período de lactancia, incluso, según investigaciones se conoce que aumentan su concentración durante el segundo año de vida y durante el proceso de destete.

Esta información es importante, como lo es que no existe posibilidad de dolor en los senos a causa de una lactancia prolongada.

Por el contrario la lactancia materna, aún en niños mayores a 2 años, les proporciona además de nutrición y protección, un efecto calmante y relajante.

Nada es más eficiente para consolar a un niño que cuando su madre le ofrece el pecho. Además, la madre continúa con el amamantamiento porque también lo disfruta.

A continuación una lista de las preguntas más frecuentes sobre el tema.

Dolor en el pezón por lactancia prolongada

¿Como evitar el dolor al amamantar?

Es frecuente que la madre se sienta frustrada y confundida y hasta planee abandonar la lactancia porque duelen los pechos, por dolor en los pezones o pechos agrietados.

Ya indicamos que es común y posible que esto aparezca al inicio de la lactancia, pero que no es un patrón ni permanece por mucho tiempo pues debe desaparecer en pocos días.

La madre al inicio de su embarazo puede preparar sus pezones para cuando llegue el momento de amamantar. El uso de cremas hidratantes y succionador pezones pueden ayudar en la tarea.

Entonces, ante la pregunta de ¿Por qué duelen los pezones? y ¿cómo evitar el dolor en las mamas?, decimos que se puede evitar utilizando una buena técnica y posición de amamantamiento y asegurándose que el bebé tenga un buen agarre.

Sabemos que el bebé tiene un buen enganche cuando el pezón y la mayor parte de la areola están dentro de su boca. La barbilla del pequeño debe tocar el pecho sus labios hacia afuera.

Como evitar el dolor al amamantar

También es recomendable el uso del brasier para amamantar

¿Como aliviar el dolor al amamantar?

El mejor aliado de la madre ante el dolor de mamas es el calor. Usar compresas de agua tibia, alivia y ofrece una agradable sensación de calma para un pezón inflamado, un dolor punzante en el seno o sensibilidad en el pezón.

Para la infección en el pezón muchas veces será necesario medicar. Para ello el ginecólogo puede indicar alguna pomada específica para el caso.

como aliviar el dolor al amamantar

¿Es normal el dolor al amamantar?

No es normal el dolor en el pecho durante el amamantamiento, pero si puede ocurrir. Puede presentarse dolor de pezón, ardor en el pezón, dolor de senos, punzadas en el pezón incluso dolor en un solo pezón.

También en el período de lactancia los pezones presentan un cambio en su coloración, los que antes fueron pezones rosados pasan a tener una coloración incluso marrón oscuro.

El dolor de senos causa molestia y preocupación a la madre, pero al cabo de unos pocos días debe pasar, más si toma en cuenta y aplica las recomendaciones de buena posición y técnica de lactancia materna.

¿Por qué duelen los senos cuando Amamantas?

Amamantar no debe causar dolor, pero algunas mujeres padecen ciertas molestias al hacerlo.

Esto se debe a que no esté empleando una buena técnica o posición al amamantar. Adicional a esto, el recién nacido debe tener un mal agarre del pezón.

Es entonces necesario realizar las correcciones, mediante el uso de un buen cojín de lactancia para la comodidad de madre e hijo.

Asegurarse de que el bebé agarre correctamente el pezón; esto es que la mayor parte esté dentro de su boca. Su mentón debe pegar al pecho y sus mejillas deben estar redondas durante la succión.

Debe haber una línea recta entre oreja, hombro y cadera, así comprobamos su correcta postura.

Uso de pezoneras produce dolor al amamantar

Las pezoneras son tetinas de silicona usadas para cubrir el pezón si existe algún problema durante la lactancia. Es un accesorio útil, pero debe usarse si son estrictamente necesarias, pues su uso incorrecto puede causar más problemas que beneficios.

Su uso frecuentemente se indica cuando existe dolor en el amamantamiento, mastitis, infección del pezón, pezón blanco, punto blanco en el pezón o perlas de lactancia y su función es primeramente evitar el dolor y así no tener que interrumpir la lactancia.

Puede causar molestias mientras la madre se acostumbra a su uso y debe dejarse una vez se haya resuelto el problema por el que se decidió usar.